California se enfrenta al tercer incendio más devastador de su historia