Calma en los frentes de Abiyán, mientras crece la polémica por las matanzas en el oeste