Los chilenos eligen presidenta con una derecha marcada por la sombra pinochetista