Crece la tensión en Egipto