La Cumbre de las Américas despejará dudas sobre qué quieren los Castro y Obama