Dios, el diablo y Mario