Los demócratas sufren una de sus peores derrotas en los últimos 50 años