EEUU, paralizado por la tormenta