El EI fusila a dos clérigos y decapita a cuatro civiles por condenar el asesinato del piloto