Miedo en EEUU a que el ébola pueda extenderse por el país