La indignación se apodera de las calles de Estados Unidos en rechazo a Donald Trump