El Estado Islámico pierde terreno en Kobani