El ejército toma la mayor favela de Río