Mogherini no puede reprimir las lágrimas al condenar los atentados de Bruselas