Fritzl preparó el calabozo antes de secuestrar a su hija