Grandes bloques de hormigón protegen las aceras de los puentes que cruzan el Támesis