Grecia se aleja del fantasma de la quiebra gracias a los acreedores