La figura arrolladora de Chávez eclipsó al resto de mandatarios hispanoamericanos