La Policía keniana exhibe los cadáveres de los atacantes de la Universidad de Garissa