El Lifeline llega a Malta sin recibimiento ni abrazos tras una semana de espera