La de Mar del Plata fue la cumbre de los adioses