Un bombardeo de la OTAN mata a ocho miembros de una misma familia, seis de ellos niños