La OTAN lleva a cabo el ataque que los rebeldes anhelaban desde hace semanas