Quince minutos de agonía por una inyección letal en pruebas