El Papa venera la Sábana Santa de Turín