¿Está la Iglesia preparada para un Papa negro?