El tirador de París deja dos cartas antes de intentar suicidarse ingiriendo pastillas