Una joven norteamericana de 19 años reconoce ser una asesina en serie