La Policía británica ofrece una recompensa por información sobre el asesino de Rothsbury