Grupos de ultraderecha atacan un campo de refugiados en la isla griega de Quíos