Reino Unido y Francia apoyan la decisión de Barack Obama