Sigue el asedio a Deraa, mientras se multiplican las denuncias por arrestos en Siria