Siria vive la jornada más sangrienta desde el comienzo de las protestas