La comunidad internacional se vuelca con Filipinas, devastado por el tifón Haiyán