Trinidad Jiménez minimiza la importancia de los abucheos en Hebrón