Trump irrumpe en Davos como una auténtica estrella de Hollywood