La UE insiste en que Gadafi deje el poder y asegura que no va a hablar con sus hijos