Encendido del abeto más grande del mundo en Río de Janeiro