El asesinato del director de una cadena de radio y TV aleja aún más la paz de Somalia