Millones de chiitas celebran la sanguinaria fiesta de la Ashura