Los daños por el ataque a una unidad de EuskoTren ascienden a 600.000 euros