Una ola de atentados siembra el pánico en Bagdad y causa 32 muertos