Las autoridades británicas se hacen esperar para informar sobre las víctimas