Las balas suspenden el partido