Los británicos quieren que Meghan Markle y el príncipe Enrique renuncien a sus asignaciones reales