El "¡Mariconzón!" de Fidel Castro y otras bromas telefónicas a políticos