El caso de Murtaja no es el único: el mundo clama por el fin de prácticas inhumanas como la crucifixión