El joven arrestado por protagonizar unas protestas cuando tenía 10 años se libra de la pena de muerte