Una celebración demasiado obscena para Irán