El cierre del Gobierno deja sin empleo y sueldo a miles de funcionarios en EEUU